¡Creatividad al poder!

¿Quién dijo que la carta de motivación tuviera que ser una carta? Exprime tus neuronas para crear “algo” (un vídeo, un cómic, una infografía, un poema…) que llame la atención de las personas que la van a ver, y que van a decidir sobre tu presencia o no en el proyecto. Además, quizá te sientas más cómodo haciéndolo de esta manera que escribiendo de una manera más “formal”.

Intenta ser breve y exponer tus virtudes lo mejor posible. La intención es que destaques entre los demás y muestres que tienes algo que otros no tienen.

Piensa global y escribe local

Otra cosa que debes tener en cuenta para tu carta es el propio proyecto y la propia organización a la que estás escribiendo.

Piensa en ellos, en lo que necesitan y buscan, y en lo que tienes tú que les pueda ayudar, y escríbelo. Incluye qué es lo que te llama la atención del proyecto y por qué quieres colaborar con ellos. Además, proponer alguna tarea que puedas realizar siempre está bien.

Relájate

El Servicio Voluntario Europeo es una actividad de educación no formal. Se respetuoso en tu carta de motivación, pero no tienes que dejarte la informalidad fuera. Hay veces que se llega mejor con una broma que siendo serio.