¿Cómo funciona el Servicio Voluntario Europeo?

El Servicio Voluntario Europeo está basado en un fuerte acuerdo entre:

  • La organización de acogida: durante el proceso de selección, no puede exigir habilidades específicas (excepto en casos especiales justificados por las labores de las que será responsable el voluntario/a). Por ejemplo, puede pedirse experiencia trabajando con niños, pero no una Diplomatura en Ciencias de la Educación. Además, la organización de acogida no puede solicitar voluntarios específicos de una religión, grupo étnico, orientación sexual u orientación política. Por ejemplo, puede pedirse gente de un país determinado, pero no se permita indicar etnicidad.
  • El voluntario: prestará su servicio cinco días a la semana con un máximo de 40 horas semanales. Como cualquier trabajador, cuenta con dos días libres cada mes (que puede acumular si lo desea). Debe recibir la formación previa antes de iniciar el proyecto y después participar en la formación a la llegada y la intermedia (que se hacen en el país de destino). Además, debe cumplir las órdenes de la organización de acogida sobre la realización de las tareas especificadas en el acuerdo del proyecto.
  • La organización de envío: se encargará de mediar entre el voluntario y la organización de acogida, ya sea para tramitar los acuerdos de voluntariado u otros papeles que el voluntario pueda necesitar, formarle antes de la salida, o prestar asistencia durante los meses de duración del proyecto.

¿Cuándo puedo solicitar un servicio voluntario europeo?

La respuesta a esta pregunta frecuente es… ¡Ya!

Las organizaciones, como la nuestra, presentamos nuestras candidaturas para el programa en tres momentos a lo largo del año: principios de febrero, finales de abril y principios de octubre, para proyectos que empiezan en mayo, octubre y enero, respectivamente.

En torno a esas fechas es cuando las organizaciones buscan sus voluntarios y abren los procesos de selección. Pero fuera de esas fechas también puedes encontrar una plaza de SVE. Solo tienes que estar atento a las novedades que publiquemos aquí o en la página de proyectos del programa Erasmus+.

Ya he hecho un Servicio Voluntario Europeo con anterioridad, ¿puedo hacer otro?

Esta pregunta frecuente tiene una respuesta que nunca gusta. La verdad es que sólo se puede hacer un SVE una vez en la vida. Por eso siempre recomendamos hacer proyectos con la mayor duración posible. Los proyectos de mayor duración son de 12 meses.

Sólo hay una excepción a esto, y son aquellas personas que hayan hecho un SVE de corta duración, una modalidad especial que dura entre 15 días y 2 meses. Ellos podrán hacer otro proyecto, siempre que la duración combinada de éstos no sea superior a 12 meses.

Soy español, pero vivo en otro país del programa. ¿Cómo puedo hacerlo?

Es tan fácil como buscar una organización de envío y proyectos destinados al país en el vives actualmente. Si vives en Dublin, tendrás que buscar los proyectos abierta a Irlanda. Ten en cuenta que no puedes hacer proyectos SVE en tu mismo país de residencia.

No resido en un país del programa, pero me gustaría participar. ¿Como podría hacerlo?

El Servicio Voluntario Europeo cada vez llega más lejos. Puedes buscar si en tu país existe alguna Asociación o Entidad que trabaje con el programa.

¿Cuáles son mis derechos como voluntario?

Como voluntario, se espera que dediques a tu asociación de acogida entre 25 y 35 horas semanales. Las actividades variarán según el programa, pero nunca deberás sustituir el trabajo de una persona contratada. A cambio, tendrás dos días libres consecutivos a la semana (normalmente serán sábado y domingo, pero eso depende de la vida de la asociación), y dos días de vacaciones por mes de duración del proyecto.

Ésto es de forma general. Cada organización de acogida establecerá tus derechos en un acuerdo de voluntariado que habrás de firmar antes de empezar tu proyecto.

¿Cuánto dinero me va a costar?

Esta es una de las preguntas más frecuentes. La respuesta es… ¡Nada!

El programa cubrirá los gastos de viaje, tanto para llegar como para volver del país de acogida. Allí, tendrás el alojamiento asegurado, siempre en unas condiciones dignas, y también la manutención. Además, todos los meses te darán una pequeña cantidad de dinero para tus gastos personales.

De tu bolsillo sólo saldrá lo que tú quieras poner.

¿Quién puede solicitar un Servicio Voluntario Europeo?

Cualquier joven entre 17 y 30 años, que sea natural o residente legal en alguno de los países del programa puede participar.

Además, no tienes que tener ninguna habilidad específica, ni conocer ningún idioma con anterioridad. Con que demuestres interés y motivación por el proyecto, y disposición para aprender el idioma, sirve.

Por otro lado, algunos proyectos pueden requerir participantes de un país concreto. Pero nunca se solicitarán voluntarios de una religión, grupo étnico, orientación sexual o politica…, específica.

Me quiero ir, ¿qué tengo que hacer?

¡Enhorabuena! Si te quieres ir, puedes seguir los siguientes pasos:

  1. Busca una organización de envío que te ayude. Por ejemplo, nosotros.
  2. Busca un proyecto que te guste y te motive, y que se ajuste a las fechas que tengas disponibles. Nosotros creemos que es mejor que busques proyectos de larga duración, entre 9 y 12 meses.
  3. ¿Lo tienes? Perfecto. Envíales tu carta de motivación y tu currículum
  4. Repite los puntos 2 y 3 hasta que te seleccionen en alguno. ¡No te rindas!
  5. Pásatelo bien y envíanos una postal

No dispongo de tanto tiempo, ¿hay otras opciones?

Si no puedes vivir un SVE por razones de tiempo, pero quieres vivir una experiencia internacional, puedes pensar en los Intercambios Juveniles que ofrece el programa Erasmus+. Son experiencias que duran entre 5 y 21 días. Nuestra organización también particip: si te interesa participar, habla con nosotros.

He estado de Erasmus anteriormente, como estudiante. ¿Puedo repetir?

Si, no hay ningún problema. La parte académica/educativa y la de juventud, a la que pertenece el Servicio Voluntario Europeo, son totalmente compatibles.

Mi nivel de inglés no es muy bueno, ¿puedo participar?

Si, no hay problema. El inglés al final sólo va a ser la lengua de trabajo durante los primeros momentos y formaciones, mientras conoces la lengua del país de acogida. Sólo tienes que mostrar tu predisposición a aprenderlos.

¿Cuáles son mis deberes como voluntario?

  • Participar en las formaciones, a la salida, a la llegada e intermedia.
  • Elaborar un youthpass
  • Realizan una evaluación
  • Participar en el evento anual de voluntarios.
  • En tu organización de acogida, participar activamente de las tareas que se te asignen, y seguir las indicaciones de tu supervisor cuando lo requiera.

Tu trabajo se regirá por un acuerdo en el que estarán incluidos tus derechos y obligaciones. Debes respetar ese compromiso.

Voy a cumplir 30 años, ¿todavía puedo participar?

Si, puedes empezar tu proyecto de Servicio Voluntario Europeo hasta el día antes de cumplir 31 años.